GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La madre del propietario de la empresa ‘Jamones Fernando’, que supuestamente huyó el pasado 9 de octubre con 23 millones de euros, Sagrario G.R., declarará el próximo miércoles 17 de noviembre en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Orgiva (Granada) en calidad de testigo, según informaron a Europa Press fuentes del caso.

Sagrario interpuso una denuncia ante la Guardia Civil de Trevélez solicitando que el juzgado requiriera la declaración de varias personas allegadas a su hijo, Antonio Herrera, «al saber por algunos comentarios que podría haber huido al ser amenazado de muerte», frente al rumor popular, no confirmado por los responsables de la investigación, de que se encuentra en algún país de Europa del Este con su amante.

Al parecer, el dueño de Jamones Fernando, que cuenta con tres saladeros-secaderos, la distribuidora Comercial Alimentaria de Trevélez, S.A., y dos tiendas gastronómicas, La Despensa de la Alpujarra, en Trevélez, y Al-Andalus, en la localidad costera de Motril, huyó del país con 23 millones de euros procedentes en su mayoría de préstamos realizados por particulares y algunas empresas del Levante.

Según informó a Europa Press el abogado de la mayoría de los afectados, unos 230, Antonio Sánchez, el primer paso fue instar al juzgado a que declarase en quiebra a la empresa ‘Jamones Fernando’. La familia del empresario presentó un concurso voluntario reconociendo su incapacidad para hacer frente a la cuantiosa deuda, aunque fue rechazado por el juez por defecto de forma.

Hasta el momento, se han registrado más de 250 denuncias contra el empresario huido distribuidas en diferentes distritos judiciales, tanto por la vía penal como al civil, en demanda tanto por el dinero prestado a cambio de un alto interés, como por los jamones que dejaron en depósito en los secaderos de la empresa que no han sido devueltos.

Más de 200 vecinos, constituidos en la Plataforma de Afectados de Jamones Fernando, se manifestaron hoy frente a la empresa y al juzgado de Orgiva, para reclamar «justicia» y el que la situación de quiebra se haga extensiva al resto de las filiales del Grupo Fernando, algo que podría darse a corto o medio plazo, según las fuentes consultadas.

El letrado Antonio Sánchez intentó «tranquilizar» a los perjudicados al asegurarles que «el procedimiento va por buen camino» y que «existe una buena disposición por parte de los administradores para aclarar la situación patrimonial de la empresa».

El Juzgado de lo Mercantil de Granada aprobó la pasada semana el nombramiento de dos administradores oficiales para la empresa jabonera a fin de aclarar los bienes que posee la sociedad limitada de Trevélez. En los próximos días nombrará a un tercero, el representante de los acreedores, a la espera de que se conozca con exactitud el número total de afectados por el supuesto fraude.

SALVAR EL NEGOCIO

Según Sánchez, «en la mente de todos» está sanear las cuentas de la empresa y «conservar el negocio», no sólo por su importancia en «la Alpujarra, Trevélez y para los vecinos» sino por su «interesante objeto social y el prestigio de su marca».

Antonio Herrera, actual propietario y gerente, heredó la empresa en los años 50 y desde entonces ha continuado con la tradición familiar con una exportación nacional e internacional de más de 120.000 jamones anuales, aproximadamente, productos que cuentan con la Denominación Específica de Calidad del Jamón de Trevélez de cuyo Consejo Regulador forma parte la empresa.

La fama de los jamones de Trevelez, que con sus 1.500 metros de altitud está considerado el pueblo más alto de Europa, se remontan a 1862 cuando la reina Isabel II le otorgó al Ayuntamiento de la villa el privilegio de estampar en ellos el ‘Sello de la Corona’.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí