La operación, denominada ‘Palo’ y desarrollada en 21 empresas, se ha saldado con seis detenidos

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) ha intervenido a 21 empresas de venta de instrumentos musicales ubicadas en Madrid, Cuenca, Granada y Valencia más de 33 toneladas de madera pertenecientes a la especie ‘Dalbergia Nigra’ (Palosanto de Río), incluida en el convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de flora y fauna silvestres (CITES), y que podría haber alcanzado en el mercado un valor superior a los tres millones de euros.

La operación, denominada ‘Palo’, comenzó en diciembre de 2002 cuando varias inspecciones del Seprona pusieron de manifiesto la existencia de numerosos desajustes contables entre la madera que manifestaron poseer o comercializar ciertas empresas madereras, y las existencias declaradas y asentadas en sus almacenes.

En total, han resultado implicados hasta el momento seis personas como presuntos autores de un delito continuado de contrabando y un delito relativo a la protección de la flora y fauna, destacando como uno de ellos tenía diferentes participaciones en tres empresas incursas en la investigación.

Además, fueron intervenidos 2.168 juegos de fondo, 2.573 juegos de aros para guitarra clásica, 983 baquetas, 2.625 puentes de guitarra, 300 palos, 46 juegos de bandurria, 12 metros cuadrados de piecerío y 25 guitarras.

MODUS OPERANDI

La madera, tras abandonar su lugar de origen en Brasil, llegaba a España, donde tres importantes empresas dedicadas a las manufacturas madereras recibían el cargamento y distribuían éste a sus clientes, algunos de ellos afincados en las provincias de Madrid, Cuenca, Granada y Valencia, así como en terceros países como Estados Unidos, Alemania, Japón o Canadá.

Los responsables de estas empresas ofertaban la madera a un precio inferior al del mercado siempre que el comprador no solicitara la documentación CITES que amparase su legalidad, siendo el precio muy superior si solicitaban estas autorizaciones.

Los presuntos responsables de esta trama, expedían a sus clientes facturas en las que denominaban a la Dalbergia Nigra con nomenclaturas tales a «Pitomba», «Caviuna» o «Jacaranda», especies éstas que no requieren de aquellos permisos al no encontrarse en peligro de extinción.

Los almacenes inspeccionados mantenían la «madera protegida» mezclada con otras especies de apariencia similar, para de esta manera dificultar su identificación a los Inspectores y Agentes del Seprona, los cuales ha recurrido a análisis microscópicos y de ADN para confirmar su naturaleza.

A fin de poder cuantificar la madera que se encontraba almacenada y mezclada con otras especies, para así tener la correcta identificación del Palosanto de Río, se ha recurrido a los análisis más avanzados, contando para ello con la colaboración del Laboratorio de Tecnología de la madera de la E.T.S. de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid y el Laboratorio de la colección de tejidos y ADN del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

ESPECIE PROTEGIDA DESDE 1992

La intervención tuvo su origen en el marco de los diferentes servicios que la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid mantiene activos con la finalidad de evitar el posible contrabando de especies protegidas por los convenios internacionales, y cuyo origen, en este caso, se centra en las zonas tropicales de América del Sur.

Desde 1992 el comercio de esta especie arbórea se encuentra prohibido, ya que dado el peligro de extinción en el que se encuentra el Palosanto de Río, fue incluida en el Apéndice I del convenio CITES, gozando de la máxima protección. El comercio, exposición, compra o venta, se encuentra totalmente prohibida desde el año arriba indicado.

En el momento de incluirse la citada especie en la máxima protección internacional, se encontraba almacenada una importante cantidad de esta madera en empresas de elaboración de diferentes efectos, por lo que se elaboró un censo de las mismas en el que se incluía la cantidad exacta de materia prima de Palosanto que disponían, y que sí podrían comercializar acompañada siempre del correspondiente certificado CITES.

La ‘Dalbergia Nigra’, más conocida como Palosanto de Río o Palisandro de Río, es destinada principalmente para la elaboración de instrumentos musicales de diferente tipo, destacando sobre todos los de cuerda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí