GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)

El Hospital granadino Virgen de las Nieves interviene con éxito cada año de tres a cinco niños prematuros, con un peso inferior a 1.000 gramos, debido a problemas en el conducto arterioso a través de técnicas de microcirugía, según informó la Delegación de Salud en una nota de prensa remitida a Europa Press.

Cada año nacen en el Hospital Materno Infantil más de 25 niños prematuros cuyo peso oscila entre los 500 y los 1.000 gramos, lo que hace que su estado en el momento de su nacimiento sea extremadamente delicado. Uno de los muchos problemas que plantean los niños nacidos precozmente es la persistencia del conducto arterioso.

Este conducto es una vía de comunicación natural, normal y necesaria en la etapa fetal, ya que la sangre del bebé en formación no se oxigena en el pulmón, como habrá de suceder después del nacimiento, sino que recibe el oxígeno necesario a través de la placenta de la madre.

Esto significa que la sangre que tendría que ir a los pulmones en busca de ese oxígeno no necesita llegar hasta ellos, derivándose hacia la gran arteria aorta a través de este conducto arterioso.

Nada más nacer, el recién nacido deja de depender de la madre y el cordón umbilical es cortado. En ese momento, los pulmones del bebé asumen el trabajo que tienen asignado de por vida: oxigenar la sangre.

Tras esto, en circunstancias normales, el organismo del neonato pone en marcha, de manera automática, un mecanismo por el que se cierra y deja de funcionar el conducto arterioso, tan necesario en la etapa fetal.

De esta forma se establece el sistema circulatorio normal del ser humano: la sangre es llevada por el ventrículo derecho, a través de la arteria pulmonar, hasta los pulmones donde se oxigena. Una vez ha sido cargada de oxígeno vuelve al corazón y es ahora el ventrículo izquierdo quien, por medio de la arteria aorta, la envía para aportar el oxígeno que traslada a todos los tejidos, órganos y aparatos del cuerpo.

Los bebés que nacen prematuramente son inmaduros y, en ocasiones, esa inmadurez no permite que se ponga en marcha el mecanismo automático que cierra el conducto arterioso. Éste queda abierto y, como la presión en la arteria aorta es superior a la de la arteria pulmonar, se produce un escape, un «cortocircuito» de sangre de una a otra arteria que se traduce en una gran sobrecarga para el pulmón y el corazón, lo que pone al recién nacido en una grave y comprometida situación.

Pero la inmadurez también afecta a otros órganos y aparatos, como el sistema termorregulador, el hígado o los pulmones por lo que la labor del pediatra neonatólogo es decisiva en la detección y tratamiento de estos problemas.

El cardiólogo pediátrico confirmará la persistencia del conducto y, junto al neonatólogo, intentará su cierre de manera que no se produzca pérdida de sangre. Pero no siempre es así, en ocasiones, y a pesar de todos los esfuerzos, el conducto persiste abierto y ha de recurrirse a la cirugía, siendo el cirujano cardíaco quien asume la responsabilidad de cerrarlo mecánicamente mediante su ligadura.

La operación es de alto riesgo porque se requiere anestesia general, de ahí que el papel del anestesiólogo también sea vital. No es fácil el manejo de estos pacientes con tan pequeña capacidad de respuesta a agresiones tan importantes.

La intervención en sí no es técnicamente compleja, pero es preciso abrir el tórax y acceder al lugar de localización del conducto, entre las arterias aorta y pulmonar, con técnicas de microcirugía. Y en el postoperatorio, una vez más, los cuidados intensivos del pediatra neonatólogo son decisivos para conseguir superar, además de la inmadurez, la importante agresión a la que el paciente ha sido sometido.

La presencia en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de equipos multidisciplinares altamente cualificados y una excelente dotación de medios materiales, permite sobrevivir a un elevado tanto por ciento de estos delicadísimos pacientes y ofrecerles la oportunidad de un posterior desarrollo y crecimiento normalizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí