El letrado de la familia afirma que la declaración permite abrir otras líneas de investigación

MOTRIL (GRANADA), 8 (EUROPA PRESS)

Tony King, imputado por los crímenes de Rocío Wanninkof y Sonia Carabantes, declaró hoy en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº5 de Motril (Granada) y reconoció la autoría de la carta, enviada a su ex mujer Cecilia Pantoja, en agosto de 2000, donde mencionaba a la joven motrileña al decir que «le haré pagar –en referencia a Robert Graham– por lo que le hizo a Rocío, a la chica de Motril».

King prestó declaración en calidad de testigo, sin letrado y con una intérprete, durante una hora y veinte minutos en medio de fuertes medidas de seguridad, y en su testimonio «ha dado algún dato más», que no ha trascendido, pero que, según afirmó el abogado de la familia de María Teresa Fernández a los periodistas, podría dar pie a nuevas líneas de investigación.

«El ha dado su versión de por qué entiende él que ha sido Graham», señaló el abogado José Rojas, «pero no ha dicho exactamente qué es lo que le hizo», en relación con la desaparición de la joven.

No obstante, pese a los pocos datos hechos públicos, el letrado dijo tener pruebas que demuestran la presencia de Graham en Motril en varias ocasiones, por lo que pedirá su comparecencia, aunque el último paradero conocido de éste es Egipto.

Así, el abogado de la familia motrileña, José Rojas, declaró, además, al término de la comparecencia de King que lo dicho por este en su declaración «se investigará» sin que, por ahora, se puedan dar más datos salvo que ha reconocido que escribió la carta y, a partir de ahí, deberán abrirse otras líneas.

Rojas aclaró que, si el juzgado lo acuerda, se podrá pedir la comparecencia de Robert Graham, e incluso la celebración de un careo entre este y Tony King. Pero, en cualquier caso, el abogado familiar consideró que «el contenido de la carta debe investigarse», sin precisar más.

El letrado, que rechazó aportar más datos de las palabras de King para que la investigación no se vez afectada, subrayó que King ha declarado hoy en Motril en calidad de testigo y que, en base a su declaración, el juzgado podrá declarar de oficio, o porque lo soliciten las partes, la práctica de alguna diligencia de prueba. En este sentido, Rojas anunció la solicitud de alguna en concreto que, si no se acuerdan, «se reiterarán», como declaraciones de otras personas que puedan arrojar luz.

La madre de la joven desaparecida, Teresa Martín, que se mostró abatida durante la comparecencia de King expresó «la esperanza de que dijera la verdad, pero una verdad limpia».

Así, la madre pidió a King «que piense en su hija y que piense en que nosotros llevamos cuatro años sin ver a la nuestra», al tiempo que afirmó que quieren conocer la verdad, aunque «lo que sea ya no tenga arreglo». A pesar de que en la carta no se mencionase expresamente el nombre de Mari Tere, su madre está convencida de que es esta y no otra a la que se refería King cuando aseguraba que «le haré pagar a –Robert Graham– lo que le hizo a Rocío, a la chica de Motril…», ya que, según Teresa Martín, no ha habido en ese periodo, afortunadamente, ninguna otra desaparición en el municipio granadino.

Junto a su esposa, de la que no se separó ni un momento durante la larga espera en el palacio judicial de Motril, Antonio Fernández esgrimió también la búsqueda de la verdad como único medio para «devolver la paz a su familia», especialmente para su mujer que ha de seguir tratamiento médico permanente desde que se inició esta historia.

REAPERTURA DEL CASO

El juzgado que instruye el caso de María Teresa Fernández ordenó en febrero de 2003 el sobreseimiento provisional del caso, que se reabrió tras la detención de Tony King por su presunta relación con las muertes de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes y después de que varios testigos situaran a Graham en Motril el 25 de septiembre de 2003, un día más tarde de que el británico quedara en libertad al haber prescrito el delito de encubrimiento del asesinato de Wanninkhof.

María Teresa fue vista por última vez en la Avenida de Andalucía, en pleno centro de la localidad, cuando se dirigía a encontrarse con unos amigos para acudir a las fiestas patronales de su pueblo el 18 de agosto de 2000.

Desde entonces, no se han tenido noticias de la joven que el mismo día de su desaparición escribió una carta a un amigo en la que decía «me lo estoy pasando muy bien en la feria, estoy que alucino, mis padres me han regalado un ordenador con grabadora y todo, además con internet», por lo que se descartó la posibilidad de que se escapara del domicilio familiar, como en un principio se barajó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí