El resto del grupo, unos 300, iniciarán mañana la vuelta a los campos de refugiados en Tinduf

GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)

Unos 300 niños saharauis de entre siete y doce años, acogidos por familias de la provincia de Granada durante los meses de julio y agosto, volverán a los campamentos de refugiados en Tinduf, en dos contingentes que saldrán desde el Aeropuerto de Málaga a las 02.00 y a las 19.30 horas de mañana, aunque varios de ellos, cercanos a la veintena, permanecerán en Granada hasta el próximo 7 de septiembre a la espera de ser intervenidos quirúrgicamente de diversas patologías que padecían desde su lugar de origen.

Según informó el presidente de la Asociación Granadina de Amistad con la R.A.S.D., Antonio Vera, la mayoría de estos chavales vinieron a Granada con múltiples dolencias, entre ellas, problemas de visión como conjuntivitis crónicas, o auditivos, anemias, desviaciones de columna, y cardiopatías, originadas por «la crueldad extrema del desierto y las condiciones infrahumanas de los campos de refugiados donde trabajan durante muchas horas al día acarreando agua, que al no ser potables, les provoca parasitosis en el cien por cien de los casos».

Vera añadió que la normativa española en materia de acogida temporal de niños extranjeros establece que sólo podrán permanecer en el país aquellos cuyas patologías no sean consecuencia del medio en el que viven, como la anemia o la parasitosis, o los que pueden tener cura, por lo que muchos de ellos, «aún un poco enfermos», regresaran a Tinduf, la ciudad argelina más próxima a los campos de refugiados donde se calcula que existen más de 200.000 saharauis.

Muchos de ellos, los menores de 12 años, regresarán el próximo verano dentro del programa ‘Vacaciones en Paz’ junto a las familias granadinas de acogida, para quienes según Vera, «es muy duro separarse de ellos y pensar que volverán a sufrir la extrema dureza del desierto, después de haber disfrutado de todas las comodidades y de un adecuado sistema sanitario».

La Asociación Amigos del Sahara volvió a solicitar al Gobierno central la mediación en el conflicto del Sahara Occidental, recordándole que «tiene una deuda histórica con el pueblo saharaui por haber negociado con el Reino de Marruecos en 1975 la ocupación de la zona».

Según Vera, el Gobierno español debería hacer respetar la legalidad internacional en este caso «como ya lo hiciera con Irak» y mediar para que se celebre un referéndum de autodeterminación «que le devuelva a este pueblo su libertad, sin temer, como hasta ahora, la ruptura de las relaciones diplomáticas con Marruecos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí