El entierro será hoy en el cementerio de Armilla, en cuyo tanatorio se ha instalado la capilla ardiente

GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)

El joven monitor de 28 años, J.G.M., natural de Armilla (Granada), que falleció ayer tras despeñarse por un barranco con su coche en el camino de los Baños de Urquízar, en la localidad de Dúrcal, no huía del fuego que arrasó 12,5 hectáreas en la zona y que obligó a evacuar a unos cuarenta niños del campamento, sino que regresó al lugar para comprobar que el trayecto no presentaba problemas, o en su defecto, buscar una vía alternativa, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil.

Estas mismas fuentes informaron a Europa Press de que la víctima sufrió un accidente de circulación a unos 500 metros de las aguas termales y a unos tres kilómetros de la localidad de Dúrcal cuando regresaba al campamento para advertir que no había problemas en la subida.

Su vehículo se salió de la carretera y se despeñó por un barranco de unos 100 metros de profundidad, por causas que aún se investigan. Nueve agentes del Servicio de Rescate en Montaña de la Guardia Civil tuvieron que utilizar la técnica del contrapeso para poder rescatar el cuerpo.

El joven, que hacía tan sólo unos meses que había contraído matrimonio, será enterrado hoy a las 19.00 horas en el cementerio de Armilla, en cuyo tanatorio se ha instalado la capilla ardiente donde numerosos amigos y vecinos se han acercado para mostrar su pésame a la familia, bastante conocida en la localidad.

Hasta allí se desplazó la noche de ayer la concejal de Bienestar Social de Granada, Ana López Andújar, y el delegado del Gobierno en funciones, Gerardo Sánchez, amigo personal de la familia, para mostrarles todo su apoyo. El joven era monitor de una escuela de verano organizada de forma conjunta por la Junta de Andalucía y diversos colectivos sociales de la Zona Norte de la ciudad, a través del Ayuntamiento.

Ambos responsables políticos destacaron hoy la gran «profesionalidad y responsabilidad» del joven. Por su parte, Gerardo Sánchez, delegado provincial de Medio Ambiente, aseguró a Europa Press que seguirá «personalmente» el curso de las investigaciones, aunque descartó que el incendio, «de escasa importancia», fuera el causante del accidente.

Según Sánchez, el fuego, que arrasó 12,5 hectáreas de terreno, cuatro de matorral, y 8,5 de cultivo abandonado y pasto, de escaso valor ecológico, estaba localizado a varios kilómetros del lugar donde tuvo lugar el siniestro y fue controlado con rapidez por los efectivos que participaron en las labores de extinción, 53 especialistas, cinco vehículos, tres helicópteros y dos aviones.

El riesgo de un cambio en la dirección del viento, provocó la evacuación de 44 personas del campamento de verano a través de un autobús habilitado para tal efecto. El monitor fallecido decidió, sin embargo, por su cuenta regresar a la zona de acampada para asegurarse de que el trayecto no revestía gravedad «y un despiste o una velocidad excesiva lo hizo salirse de la vía».

La Delegación de Medio Ambiente investiga en estos momentos si el fuego fue intencionado, ya que según su responsable, no es el primero que se origina en la zona por estos motivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí