Enterrado en Granada el anciano atropellado, mientras que su compañera permanece aún en el tanatorio de Guadix

GRANADA, 1 (EUROPA PRESS)

Los dos súbditos franceses, padre e hijo, detenidos ayer en Carboneras (Almería) por su presunta implicación en el atropello en la noche del pasado martes de un anciano de 82 años y de su mujer, de 84, en la A-92 a la altura de la localidad granadina de Diezma, serán trasladados hoy, con toda probabilidad, al Juzgado de Instrucción número 1 de Guadix, donde su titular deberá decidir su puesta en libertad o ingreso en prisión por un delito de omisión del deber de socorro.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil de Granada y Almería, los detenidos serán trasladados a Guadix después de que el juez del Juzgado de Instrucción 1 de Almería se inhiba en favor de su homólogo de Guadix, partido judicial al que pertenece la localidad de Diezma, para que sea él quien decida el ingreso o no en prisión de los dos detenidos, de 71 y 48 años de edad, aunque fuentes consultadas en el juzgado accitano aseguran no haber recibido aún la confirmación oficial.

Tras su detención ayer tarde ambos pasaron a disposición judicial por su implicación en el atropello mortal, con un coche con matrícula francesa, de Enrique P.S. en el kilómetro 276,500 de la A-92 cuando se dirigía con su compañera al domicilio que ambos compartían en Diezma, María Dolores N.M., de 84 años de edad, que fue alcanzada por un segundo vehículo con matrícula española, cuyos ocupantes avisaron a la Guardia Civil.

LAS VICTIMAS SE ENTIERRAN POR SEPARADO

Enrique P.S. fue enterrado a las 10.30 horas de hoy en el cementerio de la capital granadina, mientras que los restos de su compañera sentimental permanecen aún en el Tanatorio Nuestra Señora del Carmen de Guadix, a la espera de que su familia decida el traslado del cuerpo.

Según informó a Europa Press el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Diezma Jesús Carmona, Enrique P. fue enterrado en la capital de donde es natural por deseo expreso de la familia, mientras que el cuerpo de María Dolores, con la que convivía en Diezma desde hacía cuatro años, se encuentra en el tanatorio de Guadix, donde fue trasladada tras practicársele la autopsia en el Instituto Anatómico Forense ante la imposibilidad de contactar con sus familiares, que residen en Jerez de la Frontera (Cádiz) y Barcelona.

Al parecer, la Guardia Civil informó a la familia de Enrique del accidente al pensar que la pareja estaba casada, por lo que horas más tarde tuvo que informar a la familia de María Dolores por separado. En estos momentos se espera su llegada al tanatorio de Guadix para decidir dónde será enterrada la mujer, natural de El Pedroso (Sevilla).

ANTECEDENTES

Los dos detenidos, A.D., de 71 años y su hijo M.D., de 48, fueron interceptados cuando circulaban en un vehículo Audi 6 en el kilómetro 493,800 de la N-340 en la salida de Carboneras portando la ropa del anciano fallecido manchada de sangre así como su cartera con la documentación y una considerable cantidad de dinero, y evidentes daños en el coche por el impacto.

Según la Guardia Civil, el vehículo, con matrícula francesa que presuntamente conducían los detenidos, arrolló al anciano en el kilómetro 276,500 de la A-92 sentido Almería cuando circulaba por el carril derecho, dándose a la fuga.

Tras la declaración de los testigos presenciales, los agentes lograron detener a los dos súbditos franceses, que negaron los hechos indicando que los daños del vehículo se habían producido en un aparcamiento de Aguadulce, cercano a la playa, sin precisar más datos.

En el momento de la detención, el padre tenía manchas de sangre y restos orgánicos en las manos y el pantalón, donde localizaron una cartera con una cantidad considerable de dinero y la documentación del anciano. En una bolsa que había en el asiento posterior encontraron ropa y un faro antiniebla manchados de sangre, observando que el vehículo carecía de alumbrado por un impacto que presentaba en el lado delantero izquierdo y en la luna, así como más restos orgánicos en distintas partes de la carrocería.

Según esta misma fuente, la ropa del anciano se había quedado enganchada en el parabrisas tras el impacto, por lo que los detenidos presuntamente la recogieron y la ocultaron en una bolsa. Los agentes confirmaron que la ropa pertenecía al fallecido así como su documentación, y que el vehículo correspondía a la descripción aportada por los testigos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí