La madre de la niña espera que la declaración de Tony King arroje novedades sobre el paradero de su hija

MOTRIL (GRANADA), 16 (EUROPA PRESS)

El próximo miércoles 18 de agosto se cumplirán cuatro años desde que la joven María Teresa Fernández desapareciera en las fiestas patronales de Motril cuando contaba con 18 años.

La madre de la joven, Teresa Martín, explicó a Europa Press que están esperando a que el juez de Motril que instruye el caso de su hija reciba la documentación alusiva al paradero de la joven que haya podido realizar Tony King, único inculpado por los crímenes de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes, y que se guarda en el juzgado de Instrucción número 6 de Fuengirola (Málaga).

Asimismo, Martín manifestó que pretenden que Tony King declare ante el juzgado número de Instrucción número 5 de Motril (Granada) en cuanto a la desaparición de María Teresa Fernández, pero que «hasta que no pase agosto, no esperamos recibir noticias» al respecto.

Así, la madre explicó que aún guarda «esperanzas» de encontrar a su hija con vida, porque aunque éstas son menores «desde que King acusara a Robert Graham del asesinato de la niña, siempre puede haberlo negado en la última declaración».

Por último, Teresa Martín negó que este año vayan a realizar actos de concentración en memoria de la joven «por motivos de salud» y por que viajarán a Madrid para intervenir en un programa de televisión.

Tony King se refirió a la joven en una carta dirigida a su ex mujer, Cecilia Pantoja, en la que relacionaba a Robert Graham con María Teresa en agosto de 2000, ya que según afirma el autor en la carta «le haré pagar –a Robert Graham– por lo que le hizo a Rocío, a la chica de Motril,…».

REAPERTURA DEL CASO

El juzgado que instruye el caso de María Teresa Fernández ordenó en febrero de 2003 el sobreseimiento provisional del caso, que se reabrió tras la detención de Tony King por su presunta relación con las muertes de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes y después de que varios testigos situaran a Graham en Motril el 25 de septiembre de 2003, un día más tarde de que el británico quedara en libertad al haber prescrito el delito de encubrimiento del asesinato de Wanninkhof.

María Teresa fue vista por última vez en la Avenida de Andalucía, en pleno centro de la localidad, cuando se dirigía a encontrarse con unos amigos para acudir a las fiestas patronales de su pueblo el 18 de agosto de 2000.

Desde entonces, no se han tenido noticias de la joven que el mismo día de su desaparición escribió una carta a un amigo en la que decía «me lo estoy pasando muy bien en la feria, estoy que alucino, mis padres me han regalado un ordenador con grabadora y todo, además con internet», por lo que se descartó la posibilidad de que se escapara del domicilio familiar, como en un principio se barajó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí