GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)

Varios municipios granadinos, entre ellos, Huéneja, La Calahorra, Cogollos de Guadix, Jerez del Marquesado y Lanteira, podrían cancelar las sueltas de vaquillas y encierros de sus próximas fiestas patronales si no consiguen pagar las altas primas de seguros de responsabilidad civil obligatorios, que oscilan entre los 150.000 y los 250.000 euros, el doble de lo que pagaron el año pasado antes de la entrada en vigor en marzo de un nuevo decreto que regula la Ley de Festejos.

Según informó a Europa Press el delegado del Gobierno andaluz en Granada en funciones, José Luis Hernández, las compañías aseguradoras son reacias a cubrir estos seguros y las que aceptan cobran, precios muy elevados en torno a los 6.000 euros, una cantidad que según Hernández, es «excesiva» para las arcas municipales de estos municipios que no superan los 3.000 habitantes.

Hernández aseguró que la Junta tiene la obligación de suspender los espectáculos si no cubren el seguro, impuesto a raíz del decreto de la Junta de Andalucía 62/2003 de 11 de marzo que regula un seguro específico de responsabilidad civil que todos los promotores de estos festejos deben suscribir con compañías aseguradoras para cubrir posibles responsabilidades civiles en caso de daños personales o materiales.

El decreto exige cuantías mínimas al promotor por la muerte de una persona de 151.000 euros, por invalidez permanente de 225.000, y por gastos hospitalarios de hasta 6.000 euros, además de un acumulado de 1,2 millones de euros para cubrir aquellos casos en los que se den más de un accidentado.

El responsable en Granada del Gobierno andaluz ha aconsejado a los alcaldes de las localidades afectadas que «unan sus fuerzas para solicitar una póliza conjunta a fin de paliar el excesivo gasto que suponen por separado», de lo contrario, advirtió que la Junta «exigirá el cumplimiento de la ley».

Algunos municipios granadinos como Pedro Martínez han tenido que suspender esta actividad, mientras otros como Gor, cuyos encierros están considerados como uno de los más antiguos de España con más de cuatro siglos de tradición, hicieron frente al pago a última hora.

En esta localidad, la escapada de tres novillos alteró la normalidad en el segundo encierro de las fiestas en honor a San Cayetano el pasado 9 de agosto tras la huida de los animales, que obligó a la Guardia Civil a sacrificarlos a tiros, aunque no hubo que lamentar heridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí