GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)

Los padres del menor condenado a ocho años de internamiento en un centro de régimen cerrado como autor material de la muerte del dueño del pub ‘El Templo’ de Armilla (Granada), en septiembre de 2002, deberán indemnizar a los familiares de la víctima con una cantidad de 75.000 euros, tras el acuerdo económico alcanzado entre las partes el pasado 14 de julio, después de que los otros tres condenados por el mismo caso se hayan declarado insolventes, según informó a Europa Press fuentes del Juzgado de Menores de Granada.

La Audiencia Provincial condenó a los otros tres acusados, Alberto Carlos M.M, Angel Manuel M.H. y Antonio M.C., de entre 20 y 22 años de edad, a 16 años y nueve meses de cárcel por un delito de homicidio consumado y otro de robo con intimidación con el agravante de disfraz, así como al pago de una indemnización de 240.000 euros para las hijas y la viuda de la víctima, que ejerció como acusación particular.

Al declararse insolventes, los padres del menor han tenido que asumir dicha indemnización, que tras la transacción acordada el pasado mes entre las partes implicadas, alcanzó la cifra de 75.000 euros, según estas mismas fuentes.

Los familiares del fallecido, que mostraron su «satisfacción» por la condena, solicitaron una pena de 26 años y tres meses de cárcel para cada uno de ellos por un delito de asesinato, otro de tenencia ilícita de armas y un tercero por robo con violencia en grado de tentativa. El Ministerio Fiscal solicitó 17 años y tres meses de prisión, mientras que las defensas pidieron un año y ocho meses por el delito de robo y la absolución por el homicidio y el asesinato.

ANTECEDENTES

La sentencia consideraba que los tres decidieron «de común acuerdo» con el menor la noche del 19 de septiembre de 2002 realizar un atraco a una vivienda de Alhendín, para lo cual prepararon capuchas y varias armas, entre ellas un cuchillo y dos pistolas, una de fogueo y otra real, propiedad del menor.

Tras desistir de su empeño al ver luz en el inmueble, circularon en un BMW de color negro durante varias horas hasta llegar a las inmediaciones del pub ‘El Templo’ sobre las 00.30 horas donde decidieron cometer el atraco. Después de inspeccionar el interior del local, los cuatro «irrumpieron en tropel» bajo el grito «esto es un atraco, hijos de puta, el dinero», realizando varios disparos con el arma de fogueo para intimidar al dueño, al tiempo que uno de ellos exhibía el cuchillo.

Al ver que esto no disuadió a la víctima, que mantenía un forcejeo con uno de ellos, iniciaron la huida, no sin antes de que el menor disparara en dos ocasiones sobre él con la pistola real, ocasionándole la muerte al instante.

Durante el juicio, que se prolongó durante cuatro días, el menor se retractó de la declaración prestada ante la Guardia Civil y el Juzgado de Menores y sostuvo que «engañó» a sus cómplices en el atraco ya que desconocían que el arma que él portaba era real, coincidiendo así con la versión esgrimida por los acusados.

Sin embargo, el tribunal consideró «poco creíble» este cambio de declaración, manifestando que «la coparticipación de varias personas genera un vínculo de solidaridad penal que los hace partícipes a todos ellos con igual grado de responsabilidad» a pesar de que fue Francisco Javier quien apretó el gatillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí