GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)

Caja Rural de Granada cerró el primer semestre del año con unos beneficios netos de 6.132.000 euros lo que supondrá al final del ejercicio un crecimiento previsible del 23,8 por ciento, según informó hoy la entidad a través de un comunicado.

Los datos aportados reflejan un ‘cash flow’ de 16.985.000 euros y un aumento de la inversión crediticia desde el pasado mes de diciembre de 271,3 millones situándose en 1.852 millones, lo que supondrá un crecimiento anual del 34,3 por ciento.

Los depósitos de clientes pasaron de 1.717,7 millones a 1.955,5 en este primer semestre con lo que se espera una subida al final del presente ejercicio del 24,6 por ciento, unos datos calificados por la Caja como «positivos» que demuestran «la creciente confianza que los granadinos depositan en la entidad».

Las cifras de balance a 30 de junio fueron de 2.234,8 millones de euros, lo que supondrá un 23,8 por ciento más que 2003, mientras que la tasa de morosidad bajó al 0,63 pro ciento y la cobertura de activos dudosos subió al 384,6 por ciento, lo que refleja según sus responsables «una enorme solvencia».

También experimentó durante estos primeros seis meses de 2004 un crecimiento importante en el mercado provincial, lo que unido a su plan de expansión en la provincia de Málaga que dará comienzo en septiembre, garantizan las previsiones más optimistas de Caja Rural.

Actualmente cuenta con 159 oficinas y 668 trabajadores, de los que 16 se han incorporado en este semestre, siendo en un 30 por ciento menores de 30 años y en un 57 por ciento, mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí