GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)

El juzgado de Instrucción número 1 de Loja (Granada) ha condenado al concejal del equipo de Gobierno de Illora Antonio T.P., cinturón negro de kárate, a una multa de 210 euros por agredir a un militante del PSOE el pasado 14 de diciembre, al que tendrá que indemnizar con 135 euros por las lesiones sufridas.

La agresión se produjo sobre las 23.00 horas cuando ambos se encontraban en el bar ‘El Refugio’, ubicado en la Avenida Alomartes de Illora, tras una discusión motivada por la moción de censura del PP y el PSA que desbancó del equipo de gobierno formado por PSOE e IU.

Según la sentencia, Antonio T.P., entonces concejal del Partido Independiente Municipal de Illora (PIMI), ahora PA, le «propinó por la espalda un puñetazo en la parte izquierda de la cabeza» a Antonio G.P., que le hizo caer al suelo y le provocó lesiones de las que tardó en curar tres días, sin que estuviera impedido para sus ocupaciones habituales.

La Fiscalía solicitó 210 euros por una falta de lesiones, mientras que la víctima acusó además al concejal de una falta de amenazas por las que reclamaba 350 euros, aunque según la titular del juzgado, no ha quedado acreditado que el acusado pronunciara las frases «te tengo que matar, te tengo que cortar el cuello», por cuanto las versiones de ambos son contradictorias «sin que se pueda dar mayor o menor credibilidad a ninguna de ellas».

Sin embargo, sostiene que las lesiones han quedado «suficientemente acreditadas» tanto por el parte de urgencias aportado por el denunciante como el informe del médico forense. Contra dicha sentencia, emitida el pasado 25 de julio, cabe interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Granada.

El PSOE, a través de un comunicado, mostró hoy su satisfacción por el fallo judicial, al tiempo que anunció que exigirá responsabilidades políticas «ante la gravedad de los hechos» así como por las declaraciones del actual alcalde, Juan Tomás Alvarez, por desmentir lo ocurrido ante los medios de comunicación y los vecinos de la localidad tras el incidente.

Según el portavoz del grupo municipal socialista de Illora, Francisco Domene, «es preocupante que la localidad tenga un alcalde que ampare este tipo de agresiones y no cumpla sus obligaciones como médico», ya que lo acusa de «no llevar al agredido a que recibiera asistencia médica».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí