La Junta califica en su expediente sancionador contra el Ayuntamiento de Almuñécar los hechos como «falta muy grave»

GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)

La Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada ha sido informada por la Guardia Civil de la investigación que ha desarrollado este cuerpo tras el incendio sucedido el pasado 8 de julio en un vertedero de Almuñécar y que ha sido trasladada al juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de esta localidad y al Ministerio Fiscal por si procediera abrir un proceso de responsabilidad penal en contra del Consistorio.

Según informó a Europa Press el secretario general de la Delegación de Medio Ambiente, Rafael Padial, la Junta notificará durante el día de hoy el expediente sancionador tramitado contra el Ayuntamiento almuñequero, en el que califica como «falta muy grave» esta infracción, al determinar el informe realizado por la Delegación que el fuego se originó en el interior del vertedero.

De igual modo, Padial informó de que la Guardia Civil a raíz de las investigaciones sobre el incendio ha decidido poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía y el juzgado, explicando que si se abrieran diligencias penales en este caso, «nosotros suspenderíamos la tramitación del procedimiento sancionador administrativo y esperaríamos a que el juez decidiera por si hubiera algún delito ecológico».

Al ser en principio el responsable de la gestión el Ayuntamiento de Almuñécar y según establece el expediente sancionador, la institución tendrá que hacer frente a una multa que puede oscilar entre los 60.101 euros y 450.759 euros y que hasta que culmine toda la instrucción del procedimiento no se fijará, según indicó Padial, que señaló que la investigación ha determinado que el incendio forestal, que afectó a una superficie de 119,6 hectáreas de matorral, se originó junto al talud del vertedero de inertes de Almuñécar, siendo el área de inicio unos 30 metros cuadrados, situada en la parte oeste del vertedero.

Medio Ambiente ha calificado este incendio como «una negligencia por quema de basuras», ante lo que exigen al Ayuntamiento que realice una serie de medidas en el vertedero como la creación de un cortafuegos perimetral de 30 metros de anchos, una valla perimetral con un mínimo de dos metros de altura, que disponga de maquinaria para compactar los residuos, y un sistema de extinción de incendios con un depósito de agua, además de la prohibición de seguir vertiendo, todo ello a cumplir en el plazo de un mes.

El vertedero no contaba con ninguna medida de seguridad en prevención de incendios, ya que «el vertedero no dispone de balsa de riego, uno de los requisitos que tiene que tener esta instalación junto con una franja perimetral que funcione como cortafuegos para evitar riesgos de propagación de incendios», además de que en el mismo «no sólo había inertes sino otro tipo de residuos como muebles y enseres que no deberían encontrarse allí», según informó a Europa Press, al inicio de la investigación, el delegado de Medio Ambiente, Gerardo Sánchez.

Este vertedero fue sancionado con una multa de 6.000 euros y «con la obligación de legalizar su situación y adoptar las medidas pertinentes para su correcto funcionamiento o bien proceder a su limpieza y sellado», algo que según dijo Sánchez todavía no se ha acometido por parte del Ayuntamiento de Almuñécar, entidad que tiene la responsabilidad sobre este tipo de instalaciones.

Para el delegado, «desde el año 2002 al 2004 ha transcurrido suficiente tiempo como para que el Ayuntamiento hubiera hecho algo o adoptado alguna medida que acabara con la peligrosidad que tiene una instalación de este tipo».

Sánchez aprovechó para hacer una llamada a todos los ayuntamientos que tengan instalaciones de este tipo «para que regularicen la situación y establezcan medidas de seguridad en materia de incendios que eviten que se repitan situaciones tan graves como la del incendio de Almuñécar».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí