GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)

Expertos de los departamentos de Botánica y Fisiología de la Universidad de Granada están llevando a cabo un estudio en el norte de Marruecos sobre la «relación existente» entre el consumo de cannabis y el aumento de la visión nocturna, tras «comprobar» que en la costa mediterránea del Rif «los pescadores realizan su trabajo nocturno sin ninguna dificultad, incluso en noches cerradas, gracias a como ellos mismos afirman su consumo continuado de cáñamo», según declaró uno de los investigadores de este estudio, el botánico de la UGR, Joaquín Molero.

En declaraciones a Europa Press, Molero explicó que «ya desde 1991 investigadores como el doctor estadounidense West comprobó que pescadores jamaicanos que habían consumido cannabis eran capaces de ver y navegar a través de barreras de coral en la oscuridad de la noche». Esta línea de trabajo, sostuvo, «también está siendo investigada actualmente por el científico norteamericano Russo, el cual ya se ha puesto en contacto con nosotros desde la Universidad de Londres, donde actualmente se encuentra trabajando».

Según explicó Molero, «por el momento sabemos que el consumo de cannabis dilata las pupilas, lo que a su vez permite aumentar considerablemente la luz». No obstante, precisó que esta dilatación de pupilas provocada por el consumo de cáñamo «no significa en sí que se genere un aumento de la visión nocturna, aunque estamos probando si su combinación con vitamina A, principal elemento implicado en los procesos de pérdida de la vista, es relevante».

Así, indicó que la línea de investigación que está llevando a cabo junto con el profesor Abderrahmane Merzouki, de la Universidad de Tetúan (Marruecos), persigue determinar si ese aumento de la capacidad óptica «está relacionado de alguna forma con la posible capacidad que pueda tener el cannabis a la hora de retener Vitamina A en los bastoncillos oculares».

Esta nueva vía de estudio, puntualizó, «ha permitido que obtengamos financiación de la Junta de Andalucía, así como de unos laboratorios canadienses, gracias a los logros registrados por el profesor Merzouki», por lo que se mostró esperanzado en que «este nuevo impulso permita que antes de finales de año podamos conseguir nuevos avances en la investigación».

Según Molero, gracias al ‘Scotopic Sensititivity Tester-1’ (SST-1), aparato que se usa para controlar la pérdida de visión, se comprobó en cuatro personas que «fumar hachís de forma prolongada permite ver nítidamente en la oscuridad».

Así, y en el transcurso del experimento, se dejó al paciente antes y después de consumir cannabis en la oscuridad total durante media hora, con objeto de asegurarse de que el ojo se acostumbró a la situación. Los primeros resultados apuntaron que la retina «se estimuló y que se vio más nítido bajo los efectos del cáñamo».

EFECTOS FISIOLOGICOS EN LA VISION

Por ello, este experto de la UGR estimó que «se está empezando a considerar que el fumar cannabis puede afectar directamente a los procesos fisiológicos de la visión», si bien reconoció que «aún se está por determinar muchos flecos en la investigación –indicó que se llevan estudiados unos 30 casos–, como la dosis de cáñamo que sería necesaria para esta mejora en la visión».

Según Molero, por el momento «ya hemos dado un primer paso como es que este estudio se haya publicado en un artículo científico en la revista Journal of Ethnopharmacology».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí