Su copiloto ha sido absuelto al considerar que no tenía conocimiento de la existencia y finalidad de la droga

GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha condenado a un joven de 21 años, Icaro L.R., a un año y medio de prisión y al pago de una multa de 600 euros por un delito contra la salud pública con la atenuante de drogadicción, después de que la Guardia Civil encontrara en un control rutinario 22,30 gramos de cocaína de gran pureza ocultos en el interior del vehículo que conducía el pasado 16 de agosto por la N-340.

Asimismo, ha absuelto a su acompañante, Francisco J.R.A., de 20 años de edad y también vecino de Granada, al considerar que no ha quedado acreditado durante el juicio que tuviera «participación en la tenencia de droga y posterior destino», ni conocimiento de su existencia.

El control policial se realizó sobre las 07.00 horas del citado día en el punto kilométrico 317,1. Tras el registro, los agentes localizaron 20 bolsitas de cocaína que pertenecían al acusado, quien reconoció que se las había proporcionado una tercera persona para su venta y consumo propio, y al que tenía «que rendir cuentas».

Los 22,30 gramos de droga tenían una pureza superior al 90 por ciento y hubiera alcanzado un valor en el mercado ilícito de 1.373,07 euros. Durante el juicio, celebrado el pasado 31 de mayo en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, los informes médicos determinaron que el acusado posee un estado «de grave dependencia» a la cocaína, un consumo «compulsivo» que disminuye sus facultades mentales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí