GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigación de la Universidad de Granada (UGR) está llevando a cabo un estudio para intentar obtener una vacuna contra la enfermedad de Chagas –‘Tripanosomiasis americana’–, una de las patologías infecciosas más extendidas en América Latina, ocasionada por el parásito Tripanosoma cruzi.

Según informó hoy la UGR en una nota, este trabajo, que dirige el profesor Antonio Osuna Carrillo, del Instituto de Biotecnología de la UGR analiza las proteínas capaces de ligar ácidos grasos en el Tripanosoma cruzi y los resultados del mismo «podrían estar cerca de la elaboración de una vacuna», ya que, dicho estudio ya ha sido defendido en una tesis doctoral en la Universidad de Trujillo (Perú).

La enfermedad de Chagas es un mal que actualmente no tiene cura y para el que sólo existen fármacos que se administran en el primer estadio de la patología. Sin embargo, es en la fase crónica «cuando se suceden una serie de penosas dolencias como arritmias, cardiopatías o inflamación del colon».

Además, se estima que entre 16 y 18 millones de personas están infectadas por esta enfermedad, de las cuáles unas 50.000 morirán cada año. La principal vía natural de contagio es un tipo de chinche portador del Tripanosoma cruzi, además de por transmisión placentaria. «Estos insectos viven en lugares con malas condiciones de salubridad, de ahí que sean tan abundantes en zonas de América Latina con paisajes selváticos y casas de adobe y palma», señala Osuna.

La Organización Mundial de Salud (OMS) tiene en marcha un programa para la erradicación del contagio de la enfermedad de Chagas que, pese a las numerosas dificultades, está consiguiendo erradicarla en algunos países de América Latina.

UN REMEDIO DEFINITIVO

No obstante, por el momento no existe ninguna vacuna, ni medicamentos para la última fase, cuando aparecen los síntomas más graves. Además, el parásito puede permanecer vivo en alimentos como el zumo de caña, muy consumido en Latinoamérica, habiéndose producido casos de infección por esta vía tan inusual.

Sin embargo, la investigación de Córdoba Paz Soldán, científica de la Universidad de Trujillo que ha realizado su tesis doctoral en la UGR a las órdenes de Antonio Osuna, «podría suponer la base para una vacuna DNA, con los genes que codifican ciertas proteínas encargadas del trasporte de ácidos grasos necesarios para el metabolismo normal del parásito».

De esta forma, las células de propio individuo «podrían sintetizar estas proteínas que actuarían haciendo imposible la supervivencia del Tripanosoma cruzi, tanto en casos de infección natural como en los producidos por transfusión sanguínea».

Según diversos artículos publicados en las revistas científicas ‘Infection and Inmunity’ y ‘The Journal of Parasitology’, dichas proteínas podrían constituir un antígeno dada la inexistencia de reacciones inmunológicas cruzadas con otras enfermedades infecciosas de la zona. La inmunización con estas proteínas puede constituir una alternativa para una vacunación eficaz, así como para el estudio del trasporte y el modo de acción de futuros fármacos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí