GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

La delegada del Gobierno andaluz en Granada, Teresa Jiménez, condenó hoy la agresión sufrida por una mujer en la localidad de Baza a manos de su compañero sentimental, indicando que el número de víctimas y denuncias por violencia doméstica justifica la aplicación «urgente» de la Ley Integral de Violencia de Género.

En declaraciones a los periodistas, Jiménez dijo que no se puede hablar de que la violencia de este tipo se ha disparado en Granada «hasta no tener una visión global de todo un año», al tiempo que indicó que aunque no hay datos científicos que avalen un fenómeno de mimetismo por parte de los agresores, «no podemos dejar de reconocer que cuando se produce un caso como éste inmediatamente se dan otros en cascada».

La responsable de la Junta en Granada indicó que «habrá que analizar si los agresores una vez que conocen un caso similar ven en ello una salida mala y negativa al conflicto que tienen planteado en casa», por lo que abogó por realizar un estudio detallado que profundice en este sentido para tomar las medidas oportunas.

En relación a la Ley Integral, consideró un «error social y jurídico» hablar de discriminación, ya que, a su juicio, «no existe ante un problema social tan grave como éste, donde las estadísticas demuestran cada año que son las mujeres las asesinadas y agredidas por sus compañeros o maridos».

En este sentido, respaldó la decisión del Gobierno central de mantener la Ley en los mismos términos que el anteproyecto emanado del Ejecutivo, independientemente de la versión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre la discriminación positiva, al entender que la UE «tiene una amplia normativa en medidas de acción positiva, que en España viene respaldada por el hecho de que son las mujeres las que sufren este tipo de agresiones».

La última agresión en Granada se produjo a las 12.10 de hoy en la localidad de Baza, donde M.L.M.G. de 28 años de edad fue apuñalada por su compañero sentimental en un muslo izquierdo y trasladada al Hospital de Baza, aunque su pronóstico no es grave.

El presunto agresor, J.R.M. de 39 años de edad, pasará mañana a disposición judicial, después de ser detenido una hora más tarde por la Policía Nacional en la estación de autobuses de Guadix (Granada). La agresión se produjo en la calle Zapatería de la ciudad, cuando la pareja se encontraba acompañada de la madre de ella y de su hija de dos años de edad, que presenció los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí