GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)

El Tribunal del Jurado ha emitido veredicto de culpabilidad por homicidio para la matriarca de la familia de ‘Los Dionis’, Pilar O.G., al considerarla responsable de la muerte de Encarnación Santiago Maya a la que mató de tres puñaladas en febrero de 2003 en el centro de salud de Cartuja (Granada), y de inculpabilidad para su hija, Pilar A.G., de 35 años, y el compañero sentimental de ésta, Antonio Jesús T.H., acusados inicialmente por un delito de asesinato por el que la Fiscalía les pedía a cada uno de ellos 16 años de prisión. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Según informaron a Europa Press fuentes del caso, tras una larga deliberación, el jurado popular ha considerado que la autora material del crimen incurrió en un delito de homicidio y no de asesinato, al descartar la existencia de alevosía, lo que significa una pena de cárcel de entre diez a 15 años. Los familiares de la víctima personados como acusación particular y el Ministerio Fiscal modificaron hoy sus conclusiones definitivas solicitando penas de prisión de 14 y 12 años respectivamente.

El presidente del Tribunal del Jurado deberá determinar ahora la pena de cárcel para Pilar O.G., de 57 años, y la responsabilidad civil en concepto de indemnización para el marido y los cuatro hijos, uno de ellos menor de edad, establecida por las acusaciones en 190.000 euros.

Los hechos ocurrieron a las 17.30 horas del 20 de febrero de 2003 cuando Pilar O.G. acudió al centro sanitario del barrio granadino de La Cartuja con una cita médica, acompañada de su hija Pilar y la pareja de ésta, Antonio Jesús. Poco más tarde, apareció Encarnación Santiago Maya, de 46 años, acompañada de varios miembros de su familia, con quienes el clan de ‘Los Dionis’ mantenían diferencias por un juicio celebrado 15 días antes a raíz de la propiedad de una cadena de oro que se saldó con varios heridos, y que acabó en un acuerdo de conformidad entres ambas partes.

En el transcurso de una fuerte discusión entre los miembros de ambas familias rivales, Pilar O.G. asestó tres puñaladas a la víctima, dos de ellas en el corazón que le causaron la muerte horas más tarde por schok hemorrágico, con una navaja que utilizaba en su trabajo como vendedora ambulante. Según las acusaciones, mientras su hija vertía en el suelo un cubo de agua para que resbalara, su marido sujetó fuertemente por los brazos a Encarnación para que la madre pudiera apuñalarla, aunque el jurado considerado inocentes de todo cargo a los dos primeros.

La principal acusada, apeló entre sollozos durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial a la compasión del jurado, asegurando que «tan sólo defendió a su hija» al ver que era agredida por los miembros de la otra familia, momento en el que blandió la navaja «sin saber si había herido o no a alguien». El abogado defensor solicitó la absolución para los tres acusados, y alternativamente un año de cárcel para la madre por un delito de lesiones que acabó en homicidio imprudente con la eximente incompleta de legítima defensa.

Se da la circunstancia de que uno de los hijos de Pilar G.O. fue condenado por el Juzgado de Menores a un centro de internamiento por matar a un joven en una conocida discoteca de Torrenueva (Motril), mientras que otro, Dionisio A.G., alias ‘El Dioni’, de 31 años, se enfrenta a 17 años de cárcel por un delito de asesinato tras apuñalar presuntamente a un joven jienense en el recinto ferial de Almanjáyar, durante las fiestas del Corpus de 2002. Este último juicio, también con tribunal del jurado, se celebrará el próximo 14 de junio en la Audiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí