GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)

El gerente de una fábrica de lejías ubicado en el polígono industrial San Cayetano de Churriana de la Vega (Granada), M.H.F., imputado por un vertido de ácido clorhídrico al alcantarillado público que afectó a varias trabajadoras de las empresas colindantes, apuntó durante su declaración el pasado miércoles ante el titular del Juzgado de Instrucción 6 de la capital, a la falta de mantenimiento de la red general que lleva a cabo la empresa Inima como origen de la filtración.

Según informó a Europa Press su abogada defensora, el empresario, de 42 años y vecino de Armilla, rechazó en todo momento su responsabilidad en los hechos ante el juez Miguel Angel del Arco, argumentando que los vertidos que realiza su empresa «se han llevado a cabo como siempre, cumpliendo la normativa vigente, sin que hasta ahora haya habido filtraciones de ácido clorhídrico», que pueden estar derivadas del deterioro en la red general de alcantarillado, responsabilidad de la empresa concesionaria de la gestión del agua en la zona.

La letrada trasladó el malestar de su cliente, «ante las versiones contradictorias que se han dado sobre los hechos» ocurridos el pasado 7 de abril a raíz de las denuncias presentadas por las empresas cuyas trabajadoras se vieron afectadas por la inhalación del vertido, Cosae System y Textilflex S.L., señalando que está causándole un «importante perjuicio económico y la pérdida de clientes cuando ni siquiera ha sido acusado de delito alguno», ya que en estos momentos el procedimiento se encuentra en la fase de diligencias previas y el gerente está en libertad con la obligación de presentarse ante la autoridad judicial cuando ésta lo requiera.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) inició una investigación a raíz de la intoxicación de varias empleadas de las citadas empresas textiles al inhalar los gases irritantes que supuestamente generó el vertido de ácido clorhídrico al contactar con el metal de las alcantarillas, lo que le provocó ardor en la garganta, dolor de cabeza y problemas respiratorios.

Los agentes detectaron deficiencias en las medidas de seguridad que hay que adoptar al manipular las sustancias, como el ácido clorhídrico, con las que trabaja la empresa de la que es propietario el imputado de presuntos delitos de riesgo provocado por otros agentes y de lesiones, una investigación que se llevó a cabo durante tres meses dado que los vertidos gaseosos no dejan vestigios.

El Seprona observó junto a la puerta de la empresa a un camión cisterna descargando ácido y comprobaron que los operarios lavaban los envases que se habían contenido el ácido y vertían los residuos directamente al alcantarillado sin depurar ni neutralizar. También detectaron otras presuntas irregularidades como la ausencia de una persona que se encargara de vigilar la descarga del ácido a los depósitos.

El pasado 10 de diciembre se produjo un suceso similar, aunque el caso se sobreseyó ante la falta de autor responsable de las filtraciones. La empresa de lejías no ha sido clausurada a pesar de los informes periciales enviados al Juzgado que instruye las diligencias por parte de las Consejerías de Salud y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

El propio Seprona comprobó el deterioro de las tuberías cercanas a la empresa química del polígono de San Cayetano, lo que pudiera hacer que el ácido se estuviera filtrando al subsuelo, por lo que remitió un escrito comunicándole el incidente a las autoridades sanitarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí