Su hija y la pareja de ésta aseguran que ocho miembros de la familia rival intentaron «matarlos» en el centro de salud de La Cartuja

GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)

Pilar G.O., la matriarca de la familia de ‘Los Dionis’, acusada junto a su hija y el compañero sentimental de ésta de matar de varias puñaladas a Encarnación Santiago Maya, en febrero de 2003 en el centro de salud de La Cartuja, reconoció hoy durante la segunda vista oral del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial con jurado popular que «pinchó» a la víctima, aunque aseguró que lo hizo en legítima defensa «al ver cómo ocho miembros de la otra familia nos golpeaban», a raíz de un juicio anterior en el que se vieron implicados ambos clanes.

La acusada, que se negó a responder a las preguntas de la acusación particular ejercida por el viudo y los cuatro hijos mayores de edad de la víctima, indicó durante el juicio que se encontraba «tranquilamente» en el citado centro sanitario, cuando ocho miembros de la familia rival entraron en el inmueble con la intención de «matarlos». Al ver que su hija y yerno «estaban recibiendo una paliza», acudió en su ayuda, momento en el que varios individuos «se abalanzaron sobre ella» y tuvo que sacar una pequeña navaja «que tenía para mi trabajo como vendedora ambulante» «blandiéndola en el aire» para defenderse de la agresión.

Aseguró que portaba dos navajas «una mía y otra de mi marido», aunque negó que su hija y yerno llevaran alguna, asegurando que no sabía «cómo Dios me dio fuerzas para salir de allí», escondiéndose detrás de un camión cercano «muertos de miedo». Tras el incidente, madre e hija se personaron voluntariamente en el Juzgado de Instrucción 2 de la capital y accedieron a que se les tomara muestras de cabello y saliva «porque no teníamos nada que esconder».

Su hija Pilar A.G., de 35 años, y el compañero sentimental de ella, Antonio Jesús T.H., confirmaron la declaración de la matriarca, indicando que mientras los hombres de la familia contraria lo golpeaban a él, las mujeres «se emplearon» en ella, hasta que la madre, que se encontraba al final del pasillo, acudió en su ayuda. Los tres acusados, aportaron sendos partes médicos con las agresiones sufridas, entre ellas, numerosos hematomas, erosiones en el cuero capilar y diversos cortes por arma blanca.

Los tres se enfrentan a una petición fiscal de 14 años de prisión por un delito de homicidio, mientras que la acusación particular eleva la pena solicitada a 18 al calificar los hechos de asesinato, así como una indemnización para el viudo y los cinco hijos de Encarnación, de 46 años, de 190.000 euros.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, mientras el acusado Antonio Jesús T.H., con antecedentes penales, sujetaba «fuertemente por los brazos» a la víctima, las acusadas, «la agredieron con un cuchillo de cocina y una navaja, causándole gravísimas heridas penetrantes en el corazón y en el pulmón», que le causaron la muerte poco tiempo después, sobre las 20.00 horas de ese mismo día.

La mortal agresión tuvo su origen en una fuerte discusión previa a las 17.30 horas en las dependencias del citado centro de salud. Después del suceso, se produjo un nuevo enfrentamiento entre los supuestos agresores y algunos de los hijos presentes de la víctima que terminó con heridas de escasa entidad, tras lo cual los acusados lograron huir del lugar.

Por su parte, la defensa pide la libre absolución para la hija y el marido de ésta al considerar que no tuvieron participación en los hechos, o alternativamente para la madre un delito de lesiones en concurso ideal con homicidio imprudente, con la eximente completa de legítima defensa.

En los próximos días declararán los testigos presenciales de los hechos, entre ellos, el personal sanitario del centro. Asimismo, se presentarán varias pruebas periciales, entre ellas la de los médicos forenses que practicaron la autopsia a la víctima y realizaron el parte médico de las lesiones sufridas por los presuntos agresores, y un informe del ADN de las manchas de sangre encontradas en las armas del Instituto de Toxicología de Sevilla.

Según la acusación particular, este informe «revelará que los acusados tenían al menos cuatro armas blancas en su poder, lo que vendría a demostrar que actuaron con alevosía». La defensa, sin embargo, subraya el hecho de que encontraron restos biológicos de la víctima en el mango de uno de los cuchillos, «lo que demostraría que intentó agredirlos».

Se da la circunstancia de que uno de los hijos de Pilar G.O. fue condenado por el Juzgado de Menores a un centro de internamiento por matar a un joven en una conocida discoteca de Torrenueva (Motril), mientras que otro, Dionisio A.G., alias ‘El Dioni’, de 31 años, se enfrenta a 17 años de cárcel por un delito de asesinato tras apuñalar presuntamente a un joven jienense en el recinto ferial de Almanjáyar, durante las fiestas del Corpus de 2002. Este último juicio, también con tribunal del jurado, se celebrará el próximo 14 de junio en la Audiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí