GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)

El músico catalán Josep Pons se ha despidió hoy como director titular y artístico de la Orquesta Ciudad de Granada (OCG) para concentrarse en su nueva faceta al frente de la Orquesta Nacional de España (ONE) «satisfecho de haber cumplido todos los objetivos» que se marcó al llegar a la ciudad, de la que dijo irse «enamorado».

Su marcha oficial al frente de la orquesta granadina se producirá oficialmente el próximo 30 de junio de 2004 para dar paso a su predecesor en el cargo, Jean Jacques Kantarow, aunque, según el músico natural de Puig-Reig (Barcelona), no será un «adiós definitivo», ya que acompañará a la orquesta en su gira por el Reino Unido en la próxima temporada 2004-2005 como director invitado, así como la grabación de un nuevo disco, que se suman a los diez ya editados, «aunque ya sin la responsabilidad que actualmente tengo en la orquesta».

Pons dijo marcharse «satisfecho» por «muchas razones», entre ellas el haber conseguido no desviarse del proyecto marcado inicialmente, consiguiendo que la orquesta «ocupara un lugar hasta ahora vacío en España al llegar a todos los hogares, satisfaciendo al melómano más exigente y a la persona que nos escuchaba por primera vez», al mismo tiempo que se ha logrado «que la orquesta ocupe un porcentaje muy alto de la actividad musical de la ciudad».

Asimismo, aseguró que ha logrado que la OCG «sea referente de la música de Manuel de Falla y todo lo que gira en torno a su figura», aunque reconoció que «al llegar a Granada y no conocerla a fondo, metí ‘palos de ciego’ con series musicales que no perduraron más de uno o dos años, siempre novedosas y de mucho riesgo».

El todavía director de la OCG destacó entre sus mayores logros los Encuentros Manuel de Falla, que cumplen su décimo aniversario, la fiesta inaugural de la temporada, y las series Música de los Barrios, «de la que me siento tremendamente orgulloso al haber sido testigo de la emoción de los ciudadanos al escucharnos por primera vez».

Según Pons, ha cumplido con el gran reto de «construir un instrumento con buena salud», ya que a su juicio «la orquesta no sólo afina sino que también sonríe cuando está en los conciertos, no está estancada y ha llegado a su punto culminante», por lo que dijo «le toca a mi predecesor mantener ese ‘plus’ con energías renovadas y savia nueva».

EL MEJOR PUBLICO DE ESPA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí