GRANADA, 8 (EUROPA PRESS)

La guía que acompañaba al grupo de 12 excursionistas holandeses, tres de los cuales fallecieron el viernes en Sierra Nevada, ha prestado declaración ante la Guardia Civil como presunta autora de un delito de homicidio por imprudencia, según informaron a Europa Press fuentes de la Benemérita.

El Instituto Armado ha tomado declaración a Sonja Van Zanten por considerarla «responsable de la muerte de tres personas que estaban a su cargo, porque su obligación era protegerlas».

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Orgiva (Granada) abrió ayer diligencias previas para aclarar el suceso y depurar responsabilidades tanto de la empresa de viajes Intertrek con la que viajaban como la del guía del grupo.

Según informaron a Europa Press fuentes del juzgado, a raíz del atestado presentado por la Guardia Civil de Granada se ha solicitado de forma «inmediata» que se practiquen las investigaciones necesarias para determinar una posible negligencia con resultado de muerte por parte de la empresa y el guía, así como el «envío urgente» del avance de las autopsias practicadas en el Instituto de Medicina Legal.

Estas mismas fuentes señalaron que no hay hasta el momento ninguna denuncia presentada por los supervivientes, que serán llamados a declarar hasta el próximo lunes. El Consulado de Holanda ha puesto a disposición de los testigos un intérprete, mientras que la Policía Judicial enviará en las próximas horas un completo informe sobre la operación de rescate llevaba a cabo, sin embargo la repatriación de los cadáveres se realizará, previsiblemente, en los primeros días de la próxima semana, ya que es imprescindible que para ello estén finalizados los informes de las autopsias.

La excursionista holandesa de 66 años de edad, N.F, ingresada en el día de ayer en el Hospital de Traumatología de Granada tras el rescate realizado por la Guardia Civil en Sierra Nevada, evoluciona favorablemente y su estado de salud no reviste gravedad, según fuentes sanitarias.

La mujer que se perdió el pasado miércoles en la zona del Alto del Chorrillo junto con otros nueve compatriotas y que pudo llegar al refugio de El Poqueira, presentaba al ingresar en el hospital hipotermia generalizada en el seis por ciento de la superficie de su cuerpo y una lesión ocular en ambos ojos, denominada queratitis bilateral, pero su evolución es favorable.

El resto de los heridos, todos ellos mujeres de distintas edades comprendidas entre los 23 años y los 66, presentaban lesiones de diversa consideración entre ellas quemaduras oculares y congelación de primer grado en las extremidades. Fueron evacuados a Capileira por un helicóptero de la Guardia Civil donde el Servicio de Emergencias del 061 les realizó un primer examen médico, tras lo cual fueron trasladados al Hospital Clínico ‘San Cecilio’ y al Hospital de Traumatología de la capital granadina, donde permanecieron en Observación durante unas horas y fueron dadas de alta en la tarde de ayer.

El Sereim localizó a las 14.00 horas a un kilómetro de distancia del refugio de Poqueira los cuerpos sin vida de las dos excursionistas holandesas que quedaron inconscientes la noche anterior en la nieve antes de poder llegar al refugio.

El suceso se remonta hacia las 21.00 horas del jueves cuando el guarda del parque de Sierra Nevada dio aviso a los agentes de la Guardia Civil de Granada de que un total de diez excursionistas de origen holandés y de avanzada edad se habían visto sorprendidos por el mal tiempo en la zona de El Chorrillo y requerían de ayuda inmediata para poder llegar al refugio.

El Servicio de Rescate e Intervención en Montaña formado por seis agentes de la Guardia Civil se puso en marcha tras la voz de alerta y pudo trasladar a ocho de ellos al citado refugio, aunque uno de ellos falleció inmediatamente después de llegar por hipotermia.

La excursión estaba organizada por la empresa holandesa Intertrek, según informó la Guardia Civil, y en principio iba a ser de 12 personas, pero dos de ellas decidieron no iniciar la marcha y se alojaron en los hoteles ‘La Fragua’ de Trevélez y ‘Las Terrazas’ de Bubión.

La Guardia Civil decidió realizar el traslado en helicóptero debido a que la distancia que hay que recorrer hasta donde se encuentran los vehículos de la Guardia Civil es de un par de kilómetros y las siete personas que permanecían en el refugio no se encontraban en condiciones para recorrer el camino a pie.

Fuentes de la Guardia Civil manifestaron que «el tiempo y las condiciones aconsejaban no adentrarse en Sierra Nevada y que el desconocimiento de la zona y las condiciones climatológicas son las que han desencadenado estos hechos», pero señalan que no tienen constancia de que a estas personas se les alertara o desaconsejara la excursión, que emprendieron desde Trevélez a ‘Las Terrazas’ de Bubión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí