GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigación del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Farmacia ha determinado, gracias a un estudio realizado en ratas, la organización genética de unas proteínas defectuosas que dañan tejidos en el riñón, la retina y los vasos sanguíneos en diabéticos.

Según estos expertos, esta investigación ha confirmado que la dieta con compuestos antioxidantes, como el vino o el aceite de oliva, puede tener un efecto beneficioso sobre este tipo de alteraciones, al tiempo que abre una puerta para empezar a comprender cómo influye la composición genética entre los afectados por este síndrome diabético tardío, más allá de que se cuiden en mayor o menor medida en cuanto a dietas y formas de vida.

Así, y tras trabajar con ratas, este grupo de expertos están comprobando que los resultados obtenidos puedan ser trasladados a nuevas soluciones terapeúticas, con ensayos en laboratorio con células humanas, lo que les ha valido un contrato de colaboración con la empresa farmaceútica BAYER.

De esta forma, los resultados a largo plazo de estas investigaciones se podrían traducir en el diseño de nuevos fármacos que bloqueen o desestabilicen los mecanismos de glicosilación en la superficie de las células, disminuyendo el riesgo de sufrir daños en tejidos como los riñones y los vasos sanguíneos.

En este sentido, tanto Rafael Salto, como María Girón, máximos responsables de estas investigaciones que profundizan en las bases moleculares del síndrome diabético tardío, estiman que dichos resultados «arrojan indicios que nos hacen estar esperanzados».

Según estos investigadores, cuando hay un alto nivel de glucosa en sangre se produce una modificación de las proteínas moleculares al unirse a la glucosa y, puede darse el caso de que este proceso –llamado glicosilación–, sea breve y no cause problema alguno en la salud de los diabéticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí