GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha condenado a tres ucranianos, dos de ellos hermanos, a penas que oscilan entre los cuatro años y los dos años y tres meses de prisión, como autores y cómplice de un delito de detención ilegal, después de secuestrar en enero de 2002 a un compatriota tras su fiesta de cumpleaños, reteniéndolo «por la fuerza» en un piso de Málaga, donde finalmente fue encontrado por la Policía Nacional 12 días más tarde.

La sentencia, aceptada de conformidad por la defensa, establece que los tres acusados, Oleg y Seguei B., y Euvgueni U., de 27, 33 y 24 años respectivamente, deberán indemnizar a la víctima con 12.000 euros, rechazando la posibilidad prevista en el Código Penal de conmutar la pena de cárcel por su expulsión del país, ya que los dos primeros ya habían sido expulsados con anterioridad y regresaron utilizando identidades falsas.

La víctima, Vyacheslav S., de 53 años de edad, fue secuestrada el 18 de enero de 2002 tras celebrar junto con su familia y amigos su fiesta de cumpleaños en el domicilio de la capital granadina donde residía desde 2001. A las 23.00 horas, acompañó a una amiga hasta la parada del autobús y al regresar fue abordado en el portal por un desconocido que le dijo que su hijo Igor le esperaba en la calle adyacente.

Al llegar allí lo introdujeron por la fuerza en un vehículo de color oscuro y lo trasladaron hasta el número 31 de la calle Pepote de Málaga, donde permaneció 12 días. Mientras tanto, los secuestradores se pusieron en contacto telefónico con su familia, que denunció los hechos a la Policía Nacional.

Un grupo de Operaciones Especiales lo encontró en una habitación al final del pasillo, tumbado en la cama y con la persiana entornada, después de matar a un perro de raza Rottwailler que les atacó ferozmente en la entrada.

Los tres rumanos fueron inicialmente acusados por el Ministerio Fiscal de un delito de secuestro, aunque al no haber quedado acreditado que solicitaran dinero por el rescate, se quedó en un delito detención ilegal, tras un acuerdo entre las partes. Los acusados negaron durante el juicio que introdujeran a la víctima en un coche, señalando que ésta ya se encontraba en la capital granadina la noche de los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí