GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil y la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera de Motril han desarrollado una operación conjunta en la costa granadina que se ha saldado con el decomiso de más de 3.900 kilos de hachís y la detención de un súbdito marroquí, M.H., de 43 años de edad, como consecuencia de dos actuaciones en las playas de Albuñol (Granada) en el límite con la provincia de Almería, según informó el Instituto Armado en una nota.

La primera actuación se realizó durante la noche del pasado sábado, cuando una patrulla de la Guardia Civil detectó la entrada de una embarcación sospechosa a la Playa Galera, en el término municipal de Albuñol, tras lo cual montó un dispositivo de cerco con una serie de patrullas.

Tras cercar la zona, muy poblada de invernaderos, los guardias civiles localizaron en el interior de uno de ellos, 83 fardos de arpillera que contenían más de 2.280 kilos de resina de hachís que allí habían sido escondidos.

Cuando la Guardia Civil rastreaba entre los invernaderos, los presuntos narcotraficantes que estaban escondidos esperando que los guardias civiles abandonaran el lugar, emprendieron la huida y sólo uno de los huidos pudo ser alcanzado y detenido, el detenido reside en Balerma (Almería) desde hace más de 15 años.

La segunda operación se realizó entre las 22.00 y las 23.00 horas de ayer tras detectar en la vertical de Castell de Ferro (Granada) una embarcación sospechosa que aminoró la marcha y se dirigía hacia el límite de provincia, acercándose a la orilla entre las playas de El Búho (Albuñol) y La Juana (Adra, Almería), donde desde la embarcación alijaron una serie de bultos que cargaron en un vehículo todo terreno que allí esperaba.

Rápidamente se montó un dispositivo de cierre por las patrullas que la Guardia Civil de Granada tenía trabajando en la operación, solicitando además, la colaboración de otras de la provincia de Almería.

El vehículo sospechoso fue interceptado en un camino que asciende desde la playa La Juana hasta la carretera N-340. Los ocupantes al ver a la Guardia Civil abandonaron el vehículo sin que pudieran ser detenidos.

El vehículo transportaba 49 fardos de resina de hachís que pesaron más de 1.620 kilos. El coche era un BMW X5 sustraído en Francia y que portaba unas placas españolas dobladas que pertenecen a otro vehículo de las mismas características propiedad de un vecino de Benalmádena (Málaga).

En ambas operaciones han participado la embarcación y el helicóptero de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera de Motril, la embarcación del Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Motril y numerosas patrullas de la Guardia Civil, tanto de los puestos de la costa granadina como de Adra (Almería).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí