Comenzó a bailar en una academia con cuatro años. El baile siempre fue su forma natural de expresión. Aquella niña se llama Isabel Bayón y acaba de recibir el Premio Nacional de Danza. La bailaora afirma que el flamenco, a pesar de lo que digan, está vivo, muy vivo. Defiende la necesidad de agarrarse a las esencias pero sin temer a la renovación. En su último espectáculo, “Caprichos del tiempo”, reflexiona sobre el diálogo entre lo eterno y lo presente en el arte.

Más vídeos en http://www.historiasdeluz.es

Isabel Bayón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here