Con 13 años de experiencia en el sector textil y en la sastrería, Carmen Silva se quedó en paro. Empezó entonces la búsqueda de una idea de negocio relacionada con su oficio y que fuera a la vez novedosa y poco costosa para empezar. Y la encontró. Desde hace dos meses, Carmen se dedica al diseño de camisas a domicilio. Sus clientes la llaman y acude al lugar convenido para tomar las medidas, elegir la tela, etc. En sólo dos semanas entrega ella misma la prenda ya confeccionada. El negocio marcha tan bien que piensa ampliarlo al diseño de trajes de caballero.

Sastrería a domicilio

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here